USO CASTILLA-LA MANCHA CELEBRA SU CONGRESO CONSTITUYENTE

USO Castilla-La Mancha ha celebrado su Congreso Constituyente, con el lema “Dar crédito a las obras, no a las palabras”, en el que ha sido elegido Julián García como secretario general, con el respaldo de más del 92% de los congresistas, quien tiene por delante un mandato lleno de retos y grandes expectativas.

Al frente de la nueva Ejecutiva le acompañan Francisco José González, como secretario de Organización; Raquel Rodríguez en la Secretaría de Formación e Igualdad; Ana Cortes, como secretaria de Administración y Finanzas, y Juan José Bazán como secretario de Acción Sindical y Prevención.


HISTORIA

La Unión Sindical Obrera nace a finales de la década de los 50, siendo la primera organización sindical democrática que se crea en la posguerra. En ese contexto de desarrollo económico dentro de un estado totalitario, tras dos décadas de autarquía y racionamiento, USO surge como respuesta a las nuevas generaciones de militantes sindicalistas que no habían padecido la Guerra Civil, ante la necesidad imperiosa de organizar y defender a una clase trabajadora privada de libertades sindicales, políticas y sociales.

La Carta Fundacional, aprobada y publicada en 1961, recoge la identidad genuina de la USO, los valores de fondo que inspiran su concepción del sindicalismo y la razón de ser de su nacimiento para construir con los trabajadores y trabajadoras un futuro distinto y mejor.

La historia de la USO en los casi 20 años que transcurren desde su nacimiento hasta la instauración de la Democracia en 1977, es la historia de un gran esfuerzo para implantar el sindicato en todas las regiones y nacionalidades de España a partir de los núcleos originarios del País Vasco, Asturias y Madrid, defendiendo las condiciones de vida y trabajo y los derechos fundamentales de los trabajadores y trabajadoras.

Nacida del coraje y de la reflexión, fraguada en la lucha y en las condiciones más adversas, la USO se configura como una organización y una propuesta sindical renovadora llamada a ser determinante en la historia contemporánea y en el futuro del Movimiento Sindical en España.

Acabada la Dictadura, y durante la etapa democrática transcurrida, la USO inició una lucha por la conquista de la Libertad Sindical y la Democracia plenas y realizó un sincero esfuerzo unitario, plasmado en la constitución en 1976 de la Coordinadora de Organizaciones Sindicales (COS), de la que USO fue su máxima impulsora junto a CC.OO. y UGT.35

En sus primeras décadas de funcionamiento, la USO ha realizado un importante esfuerzo por adaptar su identidad de sindicato independiente y pluralista a las nuevas realidades y necesidades de un tiempo histórico de libertades y pluralismo y por construir sólidamente sus pilares como organización así como los instrumentos y servicios para la acción sindical.

A partir de 1985, la actividad de la USO se centra en luchar por la distribución equitativa del crecimiento económico que se produce en estos años, a través de la creación de mayor y mejor empleo, la supresión progresiva de la eventualidad laboral, la recuperación de salarios y rentas, o la atención a los colectivos sociales más castigados por la crisis y más olvidados por el injusto y desordenado crecimiento económico de los últimos años.

Asimismo, la USO aboga, desde sus orígenes, por la defensa de la Libertad Sindical, seriamente quebrantada en los últimos gobiernos, en beneficio y con la complicidad de UGT y CC.OO.

Al cumplirse 50 años de la publicación de la Carta Fundacional de la USO, y consolidado en España un sistema democrático y de libertades, el Congreso Confederal de la USO aprobó los Estatutos que rigen el sindicato, desde la lealtad a la identidad e historia de la organización, y con la voluntad de que los mismos sean un instrumento de pensamiento, de acción y de organización para el desarrollo y renovación permanente del Proyecto Sindical, al servicio de los trabajadores y trabajadoras en su lucha por una Democracia Social y un Orden Internacional libre, justo, igualitario, solidario y en suma, más humano.